¿Deporte para bebés?

Muchos adultos disfrutan regularmente del deporte. Pero, ¿qué podemos decir de los bebés?

Los adultos sabemos muy bien el tremendo beneficio que el deporte brinda a la salud. Tenemos más energía, mejor desempeño físico y mental, además de gozar de entretención sana. Ahora bien, muchos padres se preguntan, ¿pueden los bebés practicar algún deporte? (y sacar beneficio de él). Los deporte s suelen asociarse con gran esfuerzo, quema de calorías, dedicación y otros. Pero en el caso de los bebés, claramente no están en etapa de recibir beneficio alguno por ninguno de los puntos anteriormente mencionados. Por ello, ¿Cuál es el deporte que les podría ayudar? La natación, o también conocida como matronatación.

La natación para bebés o matronatación favorece la estimulación de los bebés. La actividad en el agua estimula el desarrollo de la motricidad del bebé y fortalece la relación con los padres. Además, relaja a los bebés y les permite descansar mejor por las noches.

​La natación para bebés o matronatación es una actividad que favorece la estimulación de los bebés. Es muy beneficiosa para desarrollar la motricidad del niño. La natación para bebés debe iniciarse preferentemente a partir de los seis meses de edad, cuando el sistema inmunológico del bebé se encuentra más desarrollado. Junto a esto, es importante no distraernos y prestar la suficiente atención al bebé para asegurarnos de que su actividad no sufra algún tipo de inconveniente. La idea es lograr una experiencia beneficiosa, ciertamente.

Para estimular al bebé con la natación, se ha preparado un “paso a paso” para aquellas personas que quieran practicar con sus hijos la matronatación.

  1. Preparación antes de entrar en la piscina: el agua de la piscina acostumbra a estar más fría que la temperatura ambiente. Antes de comenzar la clase, es recomendable que nos sentemos cerca del borde, mojemos sus pies, manos y cabecita poco a poco y lentamente, vayamos entrando en la piscina.
    Para evitar el contraste, es recomendable preparar al bebé con una ducha de agua templada, para evitar el contraste brusco de temperatura.
  2. Coger al bebé: hay que coger al pequeño por debajo de las axilas, de modo que solamente sus piececitos toquen el agua, y luego hay que levantarlo con un movimiento suave de juego hacia arriba. Hay que ir bajando cada vez más al bebé hasta que tenga todo el cuerpo en el agua.
  3. Ejercicios de relajación sobre tabla o colchoneta: se coloca al bebé sobre una tabla o colchoneta que flote en el agua. La posición puede ser sentado o acostado sobre su barriguita (posición de gateo), según le apetezca. Se le pueden ofrecer juguetes para que juegue con ellos.
  4. Chapotear en el agua: sostener a los bebés por debajo de los brazos, por delante para no perder el contacto visual, (cara a cara) mientras ellos chapotean con las piernas y pies.
  5. Acunar al bebé en la piscina: consiste en acunar con los brazos al bebé y pasearlo por el agua, manteniendo siempre el contacto visual para que no se asuste.
  6. Flotar de espaldas: apoyar la cabeza del bebé en el hombro, mientras, con la mano, se le sostiene el culete. La otra mano la apoyaremos sobre la barriguita del bebé, o en sus piernecitas, para animarlo a chapotear.
  7. Estimular con un juguete: colocar un juguete en el agua y alejarlo, ante la mirada del bebé, animándolo a cogerlo. A medida que coja confianza, se pueden alejar los jugu​etes del niño cada vez un poco más.

Los deportes no solo son para adultos, también pueden ser practicados por niños. Y también por bebés.