Los ciclistas también pueden andar tranquilos

Dicen que existen seguros para todo. Hay seguros contra incendios, seguros contra robos, seguros contra terremotos, contra maremotos, contra desastres naturales, contra terrorismo, y un largo etcétera. ¿Pero sabías que existen también los seguros para ciclistas, y que es posible acceder a ellos en Chile? Sí, desde hace algunos años quienes gustan de pedalear por las calles pueden acceder a este producto, que ya forma parte de la oferta disponible en nuestro país. Ahora bien, ¿vale la pena comprar un seguro de este tipo? 

¿Por qué es importante?

Según cifras de la OMS, Chile es el segundo país de Sudamérica que cuenta con más accidentes de ciclistas. De hecho un estudio realizado el año 2013 por el movimiento Bicicultura concluyó que de un total de 1.873 ciclistas y personas que han protagonizado accidentes con quienes se trasladan en bicicletas en el país, un 91% considera importante que quienes gustan de pedalear en las calles cuenten con un seguro. Contar con un seguro cambia totalmente la experiencia del ciclista; estará protegido en caso de sufrir algún evento inesperado. ¿Te gustaría conocer cuáles son las compañías que venden seguros para ciclistas?

La primera (y la pionera en este tipo de seguros) es Automóvil Club de Chile y el movimiento Bicicultura. A partir de octubre del año 2013 y por un monto de $3.990 mensuales, es posible acceder a una tarjeta “Bici Club”, iniciativa que posibilita asistencia de carácter técnico para la bicicleta como también de carácter médico si el ciclista lo llegase a necesitar. Los beneficios que entrega este seguro son los siguientes:

  • Reparación de emergencia en el lugar por la inmovilización de la bicicleta
  • Bicicleta de reemplazo (si la reparación dura más de cinco días)
  • Cerrajería de emergencia (en caso de problemas con el candado de la bicicleta)
  • Orientación médica telefónica
  • Orientación legal telefónica
  • Seguro médico en caso de accidentes en circulación (50 UF)

Como complemento al seguro se encuentra además el servicio “Ciclista protegido”, que tiene como beneficios la cerrajería de emergencia a domicilios, bloqueo de documentación bancaria y de identidad, además de bloqueo de celulares en caso que el ciclista sea asaltado, y asesoría legal telefónica en caso de sufrir asaltos.

MetLife por su parte también ofrece un seguro para ciclistas, y cabe mencionar que es bastante completo. Por un poco más de $5500 mensuales, el ciclista contará con un 80% del monto de material afectado por la bicicleta asegurada ocasionado por causas de índole externa, con tope de  5UF y con un máximo de dos eventos al año. Se suma el monto con tope anual de 20UF por gastos médicos relacionados con accidentes sufridos al momento de hacer uso de la bicicleta. Como requisito, es necesario tener entre 18 y 65 años. Además de los servicios anteriormente detallados, se complementan otros:

  • Traslado en ambulancia del asegurado en caso de accidente en bicicleta
  • Vehículo para el traslado de la bicicleta en caso de accidente o avería de la misma.
  • Suministro de aire o vulcanización para la bicicleta.
  • Reembolso de gastos en caso de mantención de la bicicleta.
  • Orientación legal y representación judicial

Banco de Chile se suma a la oferta disponible y pone a disposición el Seguro Ciclista Protegido, para el cual entrega los dos primeros meses de cobertura de manera totalmente gratuita (siempre y cuando el seguro se adquiera por internet). Este seguro permite amortiguar la pérdida material generada por algún accidente, además de posibilitar un reembolso de los gastos médicos incurridos a raíz del mismo tipo de evento. Los principales beneficios de este seguro son:

  • Responsabilidad Civil en caso de daño a un tercero.
  • Asistencia legal que incluye consultas legales y representación judicial.
  • Reembolso de gastos médicos por accidente hasta UF50.
  • Traslado médico en caso de accidente.

La oferta de seguros para ciclistas en Chile no es poca, y permite disfrutar de esta sana actividad con la total tranquilidad de recibir asistencia en caso de sufrir algún tipo de accidente.